miércoles, 16 de septiembre de 2015

Tutorial: coser un bolsillo interior

Buenos días de nuevo!

Hoy es miércoles, y siento decirte que no me ha dado tiempo de preparar una nueva clase del curso de Patchwork, me estoy pensando cambiar el día de publicación al jueves o viernes, ya que así se me desenredaría un poco más la semana, a ti qué te parece? 

Bueno, mientras voy dándole vueltas a la idea, no quería dejarte esta semana sin una entrada, como te había comentado, así que te he preparado un tutorial facilito pero resultón para enseñarte... 


Puedes utilizar esta técnica para cualquier proyecto al que quieras añadir un bolsillo interno: un bolso, un neceser, un estuche, o incluso en prendas de ropa! Te pido disculpas porque algunas fotos me quedaron un tanto desenfocadas, eso pasa por no ir revisando a medida que voy haciendo las fotos, arrrg, qué rabia me da! 

Comenzamos preparando el bolsillo, para lo que debes colocar tu tela exterior con el revés hacia la superficie de trabajo (con la "cara bonita" de la tela mirando hacia ti). Luego coloca sobre la exterior la tela que quieras que sea el interior de tu bolsillo encima de la exterior, con el revés mirando hacia ti (los dos derechos de las telas deben quedar enfrentados)

Cuando tengas las telas colocadas, asegúralas con dos alfileres y dibuja un rectángulo del largo que quieres que tenga tu bolsillo por (aproximadamente) un centímetro de ancho. Con la práctica me he dado cuenta que cuanto más estrechito hago el rectángulo, más mona queda luego la cremallera. Respecto al tamaño que tiene que tener la tela del bolsillo, eso lo debes elegir tú, ya que depende de lo largo y ancho que quieras que te quede; necesitarás dos trozos de tela de la misma medida, que serán el forro interior del bolsillo una vez terminado.


Dibuja ahora una línea en el centro del rectángulo y une las esquinas con la línea como ves en esta foto:


Cose por todo el contorno, intentando que la puntada no sea muy larga (puntada al 1,8 o a 2 es más que suficiente, para que luego no haga bolsas extrañas)


Con cuidado, corta por la línea central y las laterales, intentando llegar lo más cerca posible a las puntadas, pero con mucho cuidado de no cortar la costura, ya que tendrías que repasarla!


Tendrás algo así


Ahora tira de la tela interior hacia lo que será el interior de tu proyecto, incidiendo sobre todo en las esquinas


Plancha para que quede más "pulido" el resultado y asegura con algún alfiler para que no se mueva. Yo quería que la tela interior asomase un poco por fuera, así que dejé un par de milímetros a la vista. Por el ángulo en que está hecha la foto no se aprecia, pero la parte inferior también tenía ese "bordecito" amarillo.


Coloca por la parte interior la cremallera, asegurándote de que queda alineada con los bordes del bolsillo. Si te fijas, donde te marco en la foto se ve que la cremallera hace un pequeño vaivén; asegúrala bien centrada con la ayuda de alfileres.


Aquí sí que está centrada, aunque se ve que de nuevo el ángulo de la foto me juega malas pasadas..


Ahora haz una costura por todo el contorno de la cremallera para sujetarla al bolsillo, intentando que tus costuras no hagan tantas "eses" como las mías.. Entre las fotos desenfocadas y la máquina que me hacía extraños me está quedando un tutorial un tanto chapurriado, pero bueno, lo que me interesa es que veas la idea de cómo se hace! jajajaj


Una vez tengas el exterior del bolsillo preparado, es hora de coser la parte interior. Si has usado una tela estampada, al girar el trabajo verás el estampado hacia ti y el revés de la tela principal, ¿lo ves?


Coloca un trozo de tela del tamaño de la primera que usaste para el interior, y asegúralas con alfileres, frente a frente, es decir, que te quede el revés de la última tela que has puesto mirando hacia ti. Ten cuidado de asegurar sólo las dos telas del forro, no cojas también la tela exterior!


Ahora pasa una costura bordeando todo el contorno.


Como verás, las puntadas están fatal, la combinación de hilos no era la correcta, ni la tensión tampoco, pero bueno.. te dejo un esquema para que lo veas más clarito. El color verde supongamos que es la trasera de tu tela principal, y el forro, estampado, está uno frente a otro, con la cremallera ya cosida. Se colocan los forros enfrentados y se cose el contorno.


Si vemos la cremallera una vez cosido el interior, ¿ves que contrasta el bordecito que dejamos al girar la tela interior? Vualvo a decirte lo mismo, aunque ya suene a excusa, la cremallera está centrada, pero por el efecto de la foto.. bla bla, ya sabes, jajajaj


Y este es el resultado en mi proyecto, una riñonera, ¿qué te parece?



Te dejo  algunos ejemplos más de este tipo de bolsillos...


 








Bueno, pues esto ha sido todo por hoy, espero que te haya gustado y que te resulte útil!

Ya sabes, si te ha gustado, comparte para que más gente pueda aprender a hacerlo, y por supuesto, déjame tu comentario!

Un besito,

Image and video hosting by TinyPic

lunes, 7 de septiembre de 2015

Preparando el regreso

Hola hola!

Que si, lo sé, te dije que me iba a coger unos días y ya ha pasado mucho desde mi último post, una que se lía y se pasa el tiempo volando...

En primer lugar, quiero darte las gracias, porque a pesar de no haber publicado en muchas semanas, las visitas no han bajado de las 10.400 al mes, y eso para mi es muchíiiiiisimo!! 

En breve estaré de vuelta, con más lecciones del curso gratuito de patchwork, imprimibles y alguna que otra sorpresa; el miércoles que viene si todo sale como tengo previsto, publicaré mi siguiente clase, te animas?

Un besito! 

miércoles, 22 de julio de 2015

Curso Patchwork. Lección 14. Hexágonos!


Muy buenos días! uff, uff, pensé que hoy no iba a llegar a tiempo, la verdad, he tenido unos días moviditos en el curro, en casa con mi lavadora que le dio por dar saltos como loca y hacer un ruido que parecía que había caído una bomba... aaarrg! Total, te resumo, tambor roto, contrapesos rotos... menos mal que aún está en garantía y por suerte el servicio técnico ha optado por cambiarla directamente por una nueva! moooola! eso sí, de la cantidad de ropa acumulada en una semana tendré que dar buena cuenta desde que me llegue, qué ganas!! 

Desde finales de la semana pasada he tenido mucho insomnio; para que te hagas una idea te diré que la mayoría de días no podía dormir más allá de las 5 de la mañana, y el colmo fue el martes, que me desperté a las 2 y listo, ya no pude dormir más. Pues bien, quería aprovechar ya que estaba despierta, así que me propuse hacer algo con hexágonos, ya que es una técnica que (por lo menos yo lo hago así) no hace ruido, al ser cosido a mano, además de ser perfecta para aprovechar retalitos!  ;)

Hacer los hexágonos es muy fácil, lo primero que tienes que tener es una plantilla para que queden todos iguales, así que te he hecho una para que puedas imprimirla y elegir el tamaño de hexágono que prefieras. 



¿Cómo lo hago? pues mira, una vez tengas la plantilla, recorta la que elijas para coser. Yo uso acetato para hacer una plantilla duradera, es muy fácil de encontrar y muy económico. Si no encuentras acetato puedes ir a cualquier papelería y comprar los plásticos transparentes que se utilizan para encuadernar apuntes, libros, etc, sabes? son unas hojas de tamaño folio que puedes encontrar tanto transparentes como en colores. Coloca tu hexágono en la plancha y márcalo con un rotulador permanente. Espera que seque y vuelve a recortarlo. Ahora tendrás una plantilla que puedas usar una y otra vez sin que se estropee.

Coloca tu plantilla sobre un folio y repite el diseño tantas veces como hexágonos quieras hacer. Recorta los hexágonos y colócalos en los retales de tela que quieras aprovechar, sujetándolos con un alfiler. Recorta dejando un margen de medio centímetro (este corte no tiene por qué ser preciso, puedes hacerlo con tijeras, por ejemplo, ya que quedará escondido en la trasera. 


Prepara una aguja con un hilo que contraste con la tela, que sólo vamos a hilvanar para que no se deforme. Clava tu aguja cerca de una esquina


Saca la aguja por el centro, dobla la siguiente esquina hacia adentro y aprovecha el siguiente punto para "atraparla"



Repite el proceso hasta que hayas rodeado todo el hexágono. Fíjate cómo quedan las esquinitas, bien formadas, ves?


Repite tantas veces como hexágonos quieras coser


Ahora vamos a planchar, tanto por el derecho como por el revés


Para ayudar a mantener la forma, uso apresto en spray, rocío y paso la plancha, y la tela queda con mucho más cuerpo.


Una vez los tengas todos hilvanados y planchados, colócalos como quieres que queden una vez cosidos, ya que es muy fácil que te líes si quieres conseguir una forma concreta y no la pones primero sobre tu superficie. 


Ahora necesitas un hilo que vaya bien con tus telas, si vas a usar muchos estampados y colores diferentes, puedes optar por un neutro, como el blanco o el beige.
Clava la aguja sólo en la tela por la parte trasera, para dejar el nudo oculto, ten cuidado de no coger el papel con esta costura, y haz una costura invisible como te enseñé aquí al cerrar la gallina.


Ya tienes dos hexágonos juntos, ahora para unir el tercero colócalo frente a uno de los dos que acabas de coser, alineando bien los bordes.


Cuando tengas ese lado cosido, enfrenta los dos que te quedan sin coser


Lógicamente, uno de los que cosiste, cuando unas los dos extremos, se te doblará a la mitad, no pasa nada


Continúa uniéndolos y terminarás en seguida tu proyecto!


 Por el revés, fíjate que los uniones hayan quedado bien cerradas, si alguna te quedó un poco más abierta, puedes dar algunas puntadas por atrás para cerrarla bien (fíjate en el círculo que te marco)


Con cuidado, corta los hilvanes y retira todos los hilos sobrantes


En este paso yo siempre vuelvo a planchar, para evitar que pueda perder la forma


Con cuidado, retira el papel del hexágono, no lo tires, que puedes reutilizarlo una y otra vez!


Vuelve a dar apresto y da un planchado final por detrás


y por delante... 


Ya tienes tus hexágonos para poder aplicarlos en un cojín, por ejemplo, o un bolso, o si unes varios puedes hacer un camino de mesa, o .. lo que quieras!


Ya te enseñaré qué hice con los míos, cuando tenga claro qué quiero hacer con ellos, claro! jajja


¿Qué te parece? ¿te animas a probar?

Bueno, pues esto ha sido todo por hoy, espero que te haya gustado y aprovecho para comentarte que me voy a coger unas pequeñas vacaciones del curso, que llevo desde el 15 de abril sin parar y la verdad es que ahora mismo necesito tener al menos una semanita para mi, no sé si pararé la semana que viene o la siguiente, ya veré cómo viene la semana, pero sigue conectada, que voy a intentar seguir publicando alguna otra sorpresilla.. ;)

Un besito!!

Image and video hosting by TinyPic

viernes, 17 de julio de 2015

DIY Corcho forrado en tela

Hola hola! Hace mucho que no publicaba algo que no tuviese que ver con el Curso Online de Patchwork que te estoy regalando en el blog, pero si me sigues desde hace tiempo sabrás que me encanta hacer todo tipo de cosas. He seguido haciendo muchos proyectos sencillitos y rápidos como el que te traigo hoy, pero lo que no he conseguido es tiempo para editar las fotos y poder compartirlo contigo (hasta hoy!)

Hace unos meses me di cuenta de que necesitaba un corcho para ir pinchando cositas y tenerlas a mano, encargos, tarjetas, recordatorios... No quería tener un corcho soso rondando por mi casa, así que pensé que quizás forrándolo con tela me quedaría mono, y ya que estaba, le hice fotos al proceso por si quedaba bien poder enseñarte cómo lo hice yo, así que ahí va, por si te animas a aprovechar el fin de semana y hacer el tuyo.



Materiales

  • Una pieza de corcho (yo conseguí 2 salvamanteles de 30x30cm por algo más de 2€)
  • Pegamento en Spray
  • Apresto (opcional)
  • Tela
  • Cinta o cuerda para poder colgarla
  • Fieltro 
  • Tijeras
  • Bolsa de plástico o cartón



Mide tu corcho y añade 5cm a cada lado. Plancha bien tu tela, y si quieres, ponle un poco de apresto para que coja cuerpo (así se notarán menos las posibles arruguitas que te puedan quedar)


Protege la mesa donde vayas a trabajar con una bolsa de plástico cortada a la mitad, ten cuidado, porque el pegamento en spray se "dispersa" mucho, y aunque tú dispares hacia  un sitio es fácil que todo lo que está al rededor quede rociado y pegajoso. Puedes sujetar el plástico con un poco de cinta de carrocero para que no se te mueva. 


Además del plástico, usé una caja de cartón abierta sólo por un lado, así no corría riesgo de que el pegamento acabara en la silla por algún golpe de viento mientras rociaba, que hacía mucho viento ese día.


Coloca tu corcho en el plástico o en el cartón y rocía con pegamento, con un poco será suficiente. Ten cuidado de no pegar demasiado el spray, porque puedes acabar con chorretes de pegamento, como me pasó a mi en la primera pasada, jajaja. Coloca el corcho centrado encima de la tela, que estará con el revés hacia arriba. Presiona bien; yo utilicé un rodillo de cocina para que no quedase ninguna burbujita de aire o pliegue.


La verdad es que quedó bastante bien, no crees?


Haz un corte en diagonal en cada esquina, a unos 4 cm del borde del corcho.


 Ponlo de nuevo sobre tu zona de trabajo y rocía con muy poco pegamento, lo suficiente para que quede pegada la siguiente doblez.


Dobla el borde de la tela hacia adentro, dejando suficiente tela como para que cubra la esquina.


Rocía de nuevo sobre los bordes, y presiona bien para que quede marcado el borde del corcho


Dobla los extremos de la tela hacia adentro. No es necesario que hagas un doblez previo, porque esta zona quedará escondida.


Presiona bien las esquinas para que queden cuadraditas y sin bultos.


Corta un cuadrado de fieltro de 0,5cm menos que el tamaño de tu corcho, y dos tiras o cuerdas (las mías medían 10 cm)


Haz dos pequeños cortes en el fieltro a 5 cm del borde.


Mete tu cinta o cuerda por esos huequitos y pon un poco de pegamento.


Cubre con dos trocitos de 5x5cm de fieltro. Ves lo que te digo de que el pegamento se rocía por todos lados? En mi caso no pasó nada, porque el pegamento al secar queda invisible, pero hay algunos que sí se ven, te recomiendo hacer una prueba sobre el cartón o cualquier otra superficie y esperar a que seque (muy rápido), para ver si el tuyo también seca transparente. 


 Ya puedes rociar la trasera del corcho y colocar "la tapa" de fieltro, dejando las cintas hacia afuera, eh? Presiona firmemente con el rodillo, igual que antes.

 Ya tienes tu corcho vestido y con colgadores!!


Me gusta prestar mucha atención a los detalles, y me parece que tapando los bordes de la tela con el fieltro queda un trabajo más limpio, no crees?


Ya puedes colgarlo donde quieras y colgar tus tarjetas, recordatorios, fotos ...


En menos de media hora tendrás tu corcho tuneado y único, ¿te animas?

Un besito!

Image and video hosting by TinyPic
Blogging tips